Pan chapata

Buenos días blogueros y blogueras!!!

Ayer me pasé la mañana con las manos en la masa y en la sauna :-) Para qué? Pues para hacer un rico pan de chapata o como dice Ibán Yarza... chapatoide :-) De él he sacado esta receta y la verdad que muy buena. Está claro que no me ha salido tan buena como la suya, pero chapata sí que era al menos :-P

Os voy contando, primero os pongo los ingredientes y luego os explico como ha ido la cosa :-)


  • 400 gr de agua (lo más fría posible, si puede ser se mete un rato en el congelador o se mete con hielo y solo echamos el agua, claro está, el hielo se queda fuera de la masa :-P)
  • 10 gr de levadura fresca disuelta en el agua fría
  • 500 gr de harina (yo he puesto de fuerza)
  • Sal, más o menos unos 10-15 gr

Disolvemos la levadura fresca en el agua fría y luego echamos el resto de los ingredientes. Se queda una masa pegajosa y no hay que amasar demasiado, solo hasta que se junte todo bien unido y ya está. Lo podemos hacer dentro del mismo bol, no hay que pasar a la mesa de la cocina para amasar.



Y nada más, se deja en la nevera 1 día o 2 y listo. Cuando pase el día o 2 días (yo lo dejé día y medio), veremos que la masa tiene burbujitas, no tiene que ser algo exagerado pero al menos sí que deberíamos ver que hay bastantes, aunque sean pequeñas.


Se pone aceite en el banco de la cocina para manipular la masa. Estará pegajosa pero es lo normal. La dejamos caer ayudándonos de la paleta de panadero mojada en agua o con las manos mojadas con aceite y pasamos al plegado. Si no lo has hecho nunca es difícil saber como es lo del plegado de la masa de pan, así que os pongo una foto que he sacado de El foro del pan, así visualmente es todo más fácil. 




Una vez le hemos dado unos pliegues y más o menos la masa ya está consistente aunque con el aspecto pegajoso aún (es tipo blandiblu con el que jugábamos cuando éramos pequeños), lo pasamos a una bandeja de horno untada de aceite. Si aún está la masa blanda, hay que darle unos pliegues más y luego tenemos que dejarla reposar y durante 2 horas, tenemos que hacerle más pliegues cada 30-40 minutos dependiendo de lo líquida que tengamos nuestra masa. Hay que dejarla reposar esta vez fuera de la nevera. Como la masa tiene aceite al trabajarla encima de la bandeja, no hace falta taparla, pero si vemos que el ambiente está seco, la podemos tapar con un papel film.

Mi masa estaba bastante bastante líquida desde un principio, era más difícil manejarla pero al final se ha hecho un poco más consistente. Sé que debería haber sido más consistente aún pero no quería echarle más harina encima, así que me las he apañado para poder trabajar con ella de la forma más fácil posible. Nos da cosa trabajar con una masa así de líquida porque estamos acostumbrados a la masa típica del pan que es sólida y la trabajamos como queremos, pero bueno, esto es otro tipo de masa a la que hay que acostumbrarse. 

Cuando haya pasado las 2 horas, ponemos un montón de harina en el banco de la cocina y volcamos la masa encima. Ponemos harina también encima de la masa para que no se nos pegue por ningún lado. Y ahora es el momento de decidir como lo vamos a cortar. En mi caso he querido hacer algunos panes más grandes y otros más pequeños. Depende lo que queramos, pues cortaremos la masa de una forma u otra. Pero hay que pensarlo antes porque luego no vamos a amasar más. Una vez cortamos (yo he usado la paleta de panadero), separamos suavemente las dos partes porque se van a querer pegar otra vez (al ser una masa líquida parece que al cortar se derrame y se quieran juntar las partes). Y nada, lo pasamos a un papel film y lo dejamos reposar 1 hora más o hasta que doble el volumen.






Si tenemos piedras volcánicas o tuercas (limpias por supuesto), es buena idea ponerlas en un recipiente apto para el horno en la base del horno, y así al tirarle agua crea humedad. Si no tenemos (yo aún me lo tengo que comprar) lo que hago es pulverizar con agua las paredes del horno durante los primeros 10 minutos de cocción y al menos así creamos un poco de humedad dentro del horno que nos ayuda a crear una buena corteza. 

Dejamos el horno a 250ºC (las masas húmedas dicen que necesitan bastante calor dentro del horno). Durante los primeros 10 minutos es cuando pulverizamos las paredes del horno con agua y luego ya no abrimos la puerta del horno para nada. Tiene que estar como tiempo total unos 25 minutos. Dicen que es buena idea, una vez ha terminado el tiempo de cocción, dejar la puerta del horno entreabierta (con el pan dentro, claro está) unos 30 minutos más y así ayuda a que la corteza se haga bien crujiente. 










Y nada más. Un pan delicioso y 100% chapata!!! Os ha gustado???? :-) 



4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hola Elisa!!

      Claro que sí, ya verás que te sale bien :-) Si quieres y te parece bien, mándame la foto del pan ya horneado y abro sección de vuestras recetas. En Facebook ya lo tengo abierto, me falta abrirlo aquí (lo tengo en pendientes). Y si no, pues al menos dinos qué tal ha quedado, vale? :-)

      Gracias por pasarte por aquí!!! Besos!!!

      Eliminar
  2. Mucho...apetece coger un trozo..se ve estupendo éste pan. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje gracias Carmen. La verdad que estaba estupendísimo :-) Ya me gustaría poderos mandar un trocito a través de la pantalla :-)

      Gracias por pasarte por el blog. Bienvenida. Besos!!!

      Eliminar